©2019 por Experiencias de cambio

Diseño web   por  sunsetweb.es 

AMayoría de la Fotografía  por  monicagozalo.com

oct. 22

Niños inventores de problemas matemáticos

0 comentarios

Seguimos con el Diario de Abordo de las Matemáticas en una escuela libre y esta vez os quiero compartir un ejemplo que ilustra como las niñas y niños son capaces de crear sus propios problemas matemáticos solo por pura diversión.

A menudo en mi trabajo con docentes escucho la dificultad que parece haber con la resolución de problemas en el área de las matemáticas.

Personalmente, creo que la falta de motivación es un factor que particularmente afecta la efectividad que pueda tener cualquier persona de cualquier edad en resolver un problema, ya sea matemático o de cualquier otra índole.

En el espacio de aprendizaje La Savia, tengo el privilegio de disfrutar de ser testigo de como niñas y niños inventan sus propios retos matemáticos y los resuelven utilizando la maravillosa mezcla de creatividad, experimentación y lógica.

Esta misma semana, teníamos en exposición una impresionante foto del National Geographic de un Tiburón Ballena abriendo la boca. Arriba de la foto se leía un dato que llamó la atención de un par de chicos: este tiburón devora una tonelada de carne al día.

Así que se pusieron a divagar sobre cuanta carne sería esa, y por alguna razón que se le escapa a mi cerebro de adulta, ésto les llevó a pensar cuanta carne humana habría en un autobús de los que viajan de Valencia a Vitoria, y por consiguiente cuantos autobuses serían necesarios para alimentar a un tiburón ballena durante un día.

Comenzó la fase de hipótesis: ¨Yo creo que se comería 3 autobuses al día¨¨Nooo, mucho más, yo creo que al menos 10!¨ y así hasta que decidieron hacer los cálculos, y empezó la clase de mates en acción.

Uno de los chicos había cogido a veces este autobús y recordaba que había unas 60 plazas. Después se dieron cuenta de la dificultad del dato del peso de las personas humanas, ya que varía mucho. Decidieron hacer una media entre el peso de uno de los acompañantes que pesaba 80 Kg y yo, que peso 50 Kg. La media la hicieron usando su lógica aplastante: ¨hay más personas en España del tamaño de Mariajo que de Simon (que es inglés), así que ponemos que cada persona humana pesa 60 kg¨

Con estos datos, empezaron a hacer sus cálculos. Ninguno de los dos chicos conocía la tabla de multiplicar, pero sí que tenían el concepto de lo que es una multiplicación, por lo que rápidamente se dieron cuenta que tenían que multiplicar 60 x 60. Decidieron usar el material base10 para resolver este problema de cálculo. Uno de ellos , sabía que 60 repetido 10 veces era 600. Así que hicieron 6 montones de 600 (con 6 placas de 100 en cada montón), ya que lo que tenían que hacer era ¨repetir el 60 diez veces y luego hacer esto mismo 6 veces ya que 10 sumado seis veces da 60¨. Y así llegaron al resultado que buscaban: un autobús contenía 3600 Kg de carne humana, por lo que concluyeron que podría alimentar a un tiburón ballena durante 3 días y medio (una división con decimales y con cambio de unidades de toneladas a kilos). Durante todo el proceso hubo una motivación que estaba anclada en una curiosidad genuina así como un gran deleite y diversión en esta idea un tanto macabra de alimentar tiburones con autobuses de carne humana.

En otra ocasión, estos dos mismos chicos se preguntaban que si ellos fueran minifiguras de Lego, como sería de alto un humano que fuera una figura de Playmobil y si este humano sería tan alto como el gran algarrobo que hay en el patio de la Savia...pero esta es otra historia y como dice Michael Ende, debe ser contada en otro momento.....

 

Entradas más recientes
  • Este fin de semana en una excursión a la montaña, pude vivenciar de cerca como dos niñas de 10 realizaban una monumental tarea de conteo como base para entablar una relación social de amistad. Estas dos niñas que no se conocían mucho y que se encontraron bajando juntas una senda llena de escalones, decidieron contar juntas el número de escalones por los que fueron caminando. Esta tarea, que parece tediosa e insulsa, y que seguramente ambas habrían rechazado si hubiera sido sugerida o impuesta por un adulto externo, de pronto se convirtió en un reto de investigación científica que les sirvió como un puente común para poder socializar juntas y crear un acercamiento afectivo. Las niñas se entregaron con pasión y riguroso método científico a su tarea, apuntando los subtotales en una libreta, contrastando cifras, y midiendo tanto a la bajada (contaron 1396 escalones), como a la subida (1526), y al no coincidir, hablaron de buscar la media, y discutieron las posibles fuentes de error. Esta entrega al conteo no deja de sorprender a los adultos pero la verdad es que yo lo he observado en más de una ocasión, niñas y niños completamente motivados por contar el número de chapas de la colección de su amigo (hablo de más de 300 chapas!), otros afanosamente contando cuantos días han estado vivos, otros contando cromos, piezas de Lego, tapones, piedras, conchas…. Realmente es una actividad que les suele apasionar sobretodo como reto a realizar en grupo o en parejas, y sobre todo cuando se trata de una cantidad monumental. Es interesante cuando se dan estas tareas, observar las herramientas que usa cada persona: agrupar de 10 en 10, apuntar subtotales, dejar de decir “ciento….” Y recitar solo las dos últimas cifras, hacer estimaciones previas, etc. Sobretodo también da muchas pistas sobre las cifras que cada persona maneja con comodidad y soltura y cuales no tanto. Así que, ya sabéis, echadle imaginación y ¡a crear retos de conteo!
  • Cada estación trae sus propios regalos; regalos en forma de frutas y verduras frescas, de temporada. Y ( mira tú por dónde!!) resulta que nuestro cuerpo necesita justo las que la tierra nos da en ese momento...no sólo a nivel fisiológico, podríamos hablar de vitaminas y minerales...etc. Sino también emocional, también energético. Las verduras dulces, de raíz, por ejemplo nos dan calor, nos recogen, nos calman en cierta manera. También a los más pequeños. Es importante que en los platos que les sirvamos haya una buena porción de verduras dulces, equilibran mucho la energía más expansiva que tienen en el día a día ( en el cole, las extraescolares etc..) Que te sugiere esto? Ideas para combinar platos ricos y bien cargaditos de verduras?? Compartimos recetas?